Las características de la vida moderna nos mantienen constantemente ocupadas en las actividades cotidianas que estamos obligados a realizar.

 

La relación que tengo conmigo mismo afecta mi relación con los demás, provocando que en muchos aspectos me relacione de manera

disfuncional.